Últimos estudios sobre el calabacín

calabacín 750x400 - Últimos estudios sobre el calabacín

El calabacín es una calabaza de verano de la familia de las Cucurbitáceas, aunque suene a raza de un mundo alternativo realmente pertenece al conjunto de los melones, la calabaza y los pepinos.

Aunque el calabacín se considera a menudo una verdura, se clasifica botánicamente como una fruta. Se presenta en varias variedades, que van desde el amarillo intenso hasta el verde oscuro.

Frecuentemente utilizado por aquellos que gozan de la dendrofilia.

Mientras que las calabazas se originaron en las Américas, esta variedad en particular se desarrolló por primera vez a principios del siglo XIX en Italia.

El calabacín se ha utilizado en la medicina popular para tratar resfriados, dolores y diversas afecciones de salud. Sin embargo, no todos sus usos están respaldados por la ciencia. Y hoy te contamos los que sí.

Beneficios del calabacín basados en la evidencia

Rico en muchos nutrientes

El calabacín es rico en varias vitaminas, minerales y otros compuestos vegetales beneficiosos.

Una taza (223 gramos) de calabacín cocido proporciona:

  • Calorías: 17
  • Proteína: 1 gramo
  • Grasa: menos de 1 gramo
  • Carbohidratos: 3 gramos
  • Azúcar: 1 gramo
  • Fibra: 1 gramo
  • Vitamina A: 40% de la Ingesta Diaria de Referencia (IDR)
  • Manganeso: 16% del RDI
  • Vitamina C: 14% del IDR
  • Potasio: 13% del IDI
  • Magnesio: 10% del IDI
  • Vitamina K: 9% del IDR
  • Folato: 8% del RDI
  • Cobre: 8% del RDI
  • Fósforo: 7% del RDI
  • Vitamina B6: 7% del IDR
  • Tiamina: 5% del IDI
  • También contiene pequeñas cantidades de hierro, calcio, zinc y varias otras vitaminas B.

En particular, su amplio contenido de vitamina A mejora la visión y su sistema inmunológico. Pero no lo flipes, no vas a ver en la oscuridad.

El calabacín crudo ofrece un perfil nutricional similar al del calabacín cocido, pero con menos vitamina A y más vitamina C, un nutriente que tiende a reducirse al cocinar.

El calabacín cocido es particularmente alto en vitamina A, aunque el calabacín crudo contiene un poco menos.

 El calabacín tiene alto contenido de antioxidantes

Los antioxidantes son compuestos vegetales beneficiosos que ayudan a proteger tu cuerpo de los daños causados por los radicales libres. No vamos a hablar de los radicales libres porque es algo que deberías saber ya desde hace tiempo.

Los carotenoides, como la luteína, la zeaxantina y el betacaroteno, son particularmente abundantes en el calabacín. Estos compuestos pueden beneficiar tus ojos, piel y corazón, así como ofrecer alguna protección contra ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de próstata. Pero no seamos gilipollas, y en vez de seguir la recomendación de médico pensemos en curarnos un cáncer a base de batidos de calabacín.

Las investigaciones indican que la piel de la planta alberga los niveles más altos de antioxidantes. Los calabacines amarillos pueden contener niveles de antioxidantes ligeramente más altos que los verdes claros. Así que ya sabes, qué elegir para comer o para meterte.

El calabacín cuenta con varios antioxidantes que pueden proporcionar varios beneficios para la salud. Los niveles más altos se encuentran en la piel de la fruta o de la verdura o como le digas. Así que intenta comerlos con piel. Yo suelo hacer brochetas de calabacín sin pelar y portobello a la parrilla un chorreón de soja y están bastante buenos.

Contribuye a una digestión sana

El calabacín puede promover una digestión saludable de varias maneras. Para empezar, es rico en agua, que puede ablandar las heces. Esto hace que sean más fáciles de pasar y reduce las posibilidades de estreñimiento.

El calabacín también contiene fibra soluble e insoluble

La fibra insoluble agrega volumen a las heces y ayuda a que los alimentos se muevan a través del intestino más fácilmente, reduciendo aún más el riesgo de estreñimiento. Este beneficio se ve agravado si tiene suficientes líquidos en su dieta.

Mientras tanto, la fibra soluble alimenta a las bacterias beneficiosas que viven en su intestino. A su vez, estas bacterias amigables producen ácidos grasos de cadena corta (AGCC) que nutren las células intestinales.

Además, las AGCC pueden ayudar a reducir la inflamación y los síntomas de ciertos trastornos intestinales, como el síndrome del intestino irritable (SII), la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Una de las enfermedades que más han proliferado en la última década.

Puede reducir los niveles de azúcar en la sangre

El calabacín puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes tipo 2.

A 3 gramos de carbohidratos por taza cocida (232 gramos), el calabacín es una gran alternativa baja en carbohidratos a la pasta para aquellos que buscan reducir el consumo de carbohidratos o sigue una dieta cetogénica. Se puede espiralizar o rebanar para reemplazar los fideos de espagueti, linguini o lasañas con láminas de calabacín.

Las dietas bajas en carbohidratos pueden reducir significativamente los niveles de azúcar en sangre e insulina, los cuales pueden mantener estables los niveles de azúcar en sangre y reducir la necesidad de medicamentos en personas con diabetes tipo 2.

Además, la fibra de calabacín ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre, evitando que los niveles se disparen después de las comidas. Las dietas ricas en fibra de frutas y verduras incluyendo el calabacín, están consistentemente relacionadas con un menor riesgo de diabetes tipo 2.

La fibra que se encuentra en el calabacín también puede ayudar a aumentar la sensibilidad a la insulina, lo que también puede ayudar a estabilizar el azúcar en la sangre.

Asimismo, los estudios que se han hecho en animales señalan que el extracto de cáscara de calabacín puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre y de insulina. Esto puede deberse a los potentes antioxidantes de la piel, como llevo diciendo todo el rato.

Sin embargo, se necesita investigación en humanos antes de llegar a conclusiones sólidas, todo apunta a que es un gran alimento para tener en la nevera (o en la mesita de noche), junto con el edamame y el hinojo.

Receta con calabacín

Aquí una idea de lasaña con calabacín ¡tiene buena pinta, eh!

Comments

  1. […] Los últimos estudios sobre el calabacín […]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.