¿Ser vegano o vegetariano podría cambiar el mundo?

comida vegana comprar online 750x400 - ¿Ser vegano o vegetariano podría cambiar el mundo?

Quería dar las gracias a Global Natural  empresa de comida vegana y vegetariana, por considerar a Inquebrantables como un medio profesional para dar a conocer la Marca Fry’s Family. Y que nos ofrezca la oportunidad de dar nuestra opinión de aquellos productos que nos hayan gustado. De nuevo, gracias. La próxima semana habrá un artículo referente a este generoso lote de productos que lucen en nuestra portada.

comida vegana - ¿Ser vegano o vegetariano podría cambiar el mundo?

Y parece ser que el artículo El mito sobre la proteína y el consumo de animales ha tenido muchas visitas en la historia de nuestra joven web. Y es que ser vegetariano o vegano, es un tema que muchos están tomando en su debida consideración.

Reverbera en la cabeza de mucha gente el tema de dejar la carne en segundo plano, pues desde hace unos pocos años, se desveló una terrible verdad tras la terrorífica industria cárnica que durante décadas, los activistas y defensores de los derechos de los animales, han querido revelar a todo el mundo. Ahora también apoyándoseen los últimos estudios de relación con la carne y distintos tipos de cáncer. El último, el de la relación de cáncer de mama y la carne roja.

Prefiero no colgar videos de granjas intensivas, si tienes sangre en las venas con una vuelta que te des por documentales en YouTube, se te pondrá el corazón en un puño. La crueldad mostrada en estos documentales y videos, es el principal motivo de que mucha gente se haya planteado el dilema de dejar el consumo de productos cárnicos para siempre. Pues es totalmente injustificado el daño y abuso de cualquier animal de granja intensiva, que alimenta, encima, a un primer mundo asquerosamente obeso…

Pero volviendo al tema de las granjas, quiero rescatar un párrafo del periodista Rodrigo Cateleiro sobre el sufrimiento del cerdo blanco. (una de las carnes más frecuentes de consumo).

“Lo más habitual es encontrar ese cerdo blanco criado en granjas de cebo intensivo. De hecho, de esas 86.000 granjas de porcino, que la Organización Interprofesional Agroalimentaria del Porcino de Capa Blanca (Interporc) tiene contabilizadas, 65.000 son de este tipo. En ellas, por lo general, los animales no ven la luz del exterior en los seis meses que tardan en alcanzar el peso que les marca el mercado: unos 105 kilos. Sobre su bienestar, la organización Food & Water Europe lanzó en marzo de 2017 un demoledor informe en el que, entre otras cosas, decía que “el 87,3 % de esos cerdos estaban sobre suelos total o parcialmente enrejados”.

Y podemos seguir hablando del maltrato y explotación con las vacas, pollos y patos, donde la ética y moral humana, queda en tela de juicio. (Si de verdad aun crees que exagero, busca cómo se hace el foie).

Todos los animales sienten, no solo los de Walt Disney

Seguro que alguna vez te habrás tropezado con el cuñado de turno y habrás escuchado eso de que “Los animales no sienten ná, son animales”. Como si ese argumento fuese suficiente explicación para dar puntapiés, arrancar genitales, matar a puñetazos o dejar de morir de hambre a los animales… No son objetos. No.

De la inteligencia de los animales siempre se habla sobre la del perro, por proximidad. Ya que nuestra cultura le tiene puesto la etiqueta de “amigo”, pero recordad que, en otras culturas, es un animal impuro, o comida en una fiesta anual. Para que se note hasta qué punto interfiere la cultura en la percepción de la realidad.

Pero por poner otro ejemplo distinto hablaré del pulpo.

El pulpo es tremendamente inteligente: tiene conductas complejas, y sentimientos como miedos, fobias, se sienten engañados, cada pulpo desarrolla una personalidad… Realmente es asombroso si investigas un poco sobre los últimos estudios. Al igual sucede con el amor de las vacas, la inteligencia de las ratas, los sentimentales que son los elefantes, o lo sociables que son los delfines… Asombroso es que, los elefantes son trofeos, las ratas son empleadas en muchos casos en investigaciones con innecesario sufrimiento, y a los delfines lo encerramos en piscinas hasta volverlos locos nadando en círculos, para hacernos un selfie… Somos la puta caña.

Sobre el pulpo me quedo con esta reflexión de Peter Godfrey- Smith “El pulpo, el mar y los orígenes profundos de la consciencia”: “El pulpo cuando está preso, tiene conciencia de estar prisionero. Y si sabe que está prisionero, ama la libertad”.

Oh, ya vendrá el listo de turno, y dirá que estamos pecando de humanizar a los animales, quizá sí estoy humanizando los resultados de los estudios, pero por ello te pongo los enlaces de las fuentes para que haga tus propias conclusiones. También te digo a ti, listillo, que humanizar es lo que nos ha hecho avanzar como sociedad, hemos creado religiones, organizado ideas abstractas, hemos creado arte, poesía y el metalenguaje, por humanizar… Aun así, quiero lanzar otra pregunta al aire que la postula Frans de Waal ¿Tenemos suficiente inteligencia para entender a los animales? A lo mejor, no entendemos una mierda de nada.

El mundo es un gran matadero

Sé que muchas personas creen que los animales son para servir al hombre y se respaldan en argumentos primigenios como “Tengan autoridad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra” del Génesis 1:28 de la Sagradas Escrituras. Pero también dice “odia a cualquiera que ama la violencia” (Salmo 11:5) Así que es obvio que Dios sea quién sea, no quiere que matemos animales tan solo por placer o deporte, ambas con el resultado de un acto violento injustificado. Además, en la Ley que dio Dios a los israelitas ordenó cuidar y proteger a sus animales, (Éxodo 23:4, 5; Deuteronomio 22:10; 25:4).  ¿Queda todo algo contradictorio?

Bueno, quiero entender que hasta para “matar para comer” hay matices. Creo que cuando se escribió esto en un papiro, en la vida se podrían imaginar que los humanos mataríamos al año a unos 60.000 millones de animales criados en condiciones inaceptables de cautividad y MÁXIMO sufrimiento. Según fuentes de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), cada segundo muere en el mundo aproximadamente 2.000 animales, 345 millones al día aproximadamente, a lo que hay que añadir unos 140 millones de toneladas de peces. Y en casi en la totalidad en lugares sacados de la peor pesadilla.

Algo muy distinto era cuando un granjero mataba, incluso con cierta lástima, un cordero para alimentar a su familia, cuando el huerto había sido devastado por un temporal y no había nada que echarse a la boca. Situaciones muy distintas, ¿verdad? Mucho ha cambiado la cosa desde que se escribió el Génesis.

(Todo esto sin contar los animales que matamos por diversión o por contaminación producida por el hombre. Y lo más lamentable si cabe es que, después de toda esta macromatanza, hay millones de personas que se mueren de hambre y bebiendo de un charco sucio del suelo. Y es que, el hambre es otro negocio, pero hablaremos de ello en otro momento).

Aunque personalmente no creo que La Biblia debiera ser un referente a pies juntillas de nadie, para muchas personas lo es.

Personalmente prefiero apoyarme en la historia y la ciencia, y recalcar que todas las decisiones que se han tomado desde el antropocentrismo (hacer las cosas por mis cojones), nos han hecho fracasar y llevarnos al antropoceno (la trasformación -destrozo- de la Tierra por la conducta humana). Tener a los animales como simples medios: ropa, maquillaje, comida, y sometidos al hombre porque sí, está provocando que nuestro planeta esté enfermo, además de, una sociedad totalmente anestesiada emocionalmente e insensible, y que idolatra al Señor Dinero por encima de cualquier código, convirtiéndonos en mezquinos y deplorables; capaces de acabar con todo por y para poseer riquezas materiales. Esto está trayendo consecuencias, pero en una o dos generaciones veremos los daños irreparables de una sociedad crematomaníaca.

El Medioambiente será Mierdambiente

Sobre el tema del medioambiente. Hay que recalcar que para obtener una proteína de carne se requiera muchos más recursos, que una de origen vegetal, llegando a ser realmente insostenible. Pero como he mecionado, lo que importa es ganar dinero. Ni los animales. Ni la naturaleza. Ni los otros. Solo los ceros en la cuenta.

Joseph Poore investigador de la universidad de Oxford ha centrado su carrera investigadora en el impacto ambiental de la agricultura, y cita:

“La carne de menor impacto crea un 360 % más de emisiones de gases de efecto invernadero, un 3.200 % más de acidificación, un 970 % más de eutrofización y usa un 230 % más de tierra que una plantación media de soja para tofu por gramo de proteína.

Un cambio generalizado y masivo de dieta, arrinconando los productos animales en favor de los vegetales, tendría radicales consecuencias para el planeta: reduciría el consumo mundial de agua en un 20 % y las distintas emisiones bajarían a la mitad. Pero el mayor impacto estaría en el uso de la tierra. Hasta el 76 % de las tierras que ahora ocupan el ganado y la agricultura volvería a la naturaleza. En hectáreas, ese porcentaje son 3.100 millones, unas 62 veces la extensión de España”.

Ese 76% de las tierras se podrían volver a la naturaleza, peor si la humanidad no cambia de actitud, y sigue con esta mentalidad consumista el 76 % de la tierra sería para poner Centros Comerciales, hoteles y McDonald’s. Debemos cambiar nuestra sociedad por otra sostenible, afable y en comunión con la naturaleza si no queremos respirar con mascarillas y ver animales, solo, como iconos en una aplicación. Aunque personalmente creo que estamos en un punto de no retorno hacia el desastre. Pero seamos pesimistas positivos.

Tú como individuo

Es difícil cambiar de hábitos en una sociedad carnista. Pero nadie dice que lo hagas de la noche a la mañana. Despertar y ver la realidad es tu responsabilidad. Y es muchísima. No hace falta esperar a leyes o directrices políticas que remienden la actuación actual. Un solo hombre y sus actos, pueden cambiar el aspecto del mundo. Elegir un producto u otro. Comer una cosa u otra puede significar mucho más de lo que crees. Y contestando la pregunta del título del post: No, ser vegano o vegetariano, no cambiará el mundo. Es un paso. Un gran paso de un camino largo y difícil. Y puede que la carne de laboratorio influya mucho en este proceso.

Y mira, nunca lo diría, pero voy a citar a un chaval del programa de First Date, que era vegano y dijo a su cita: “… Yo no voy a intentar convencer a nadie. Pero si puedo elegir entre hacer sufrir a un animal, y no hacerlo. Prefiero no hacerlo.” Tan fácil y tan difícil como eso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *