La importancia de una dieta personalizada

dietas para hacer crossfit

Bueno, pues ya se huele en el ambiente: estamos en Navidad. La gente grita al terminar el WOD eso de “¡No te olvides apuntarte en la cena del Box, yo voy!” Las comidas en casa de tu madre están acompañadas ya de bombones y otros pecados; las quedadas con los primos lejanos, los suegros, amigos de infancia, están marcados en el almanaque… Y después de todo esto, llega enero y la búsqueda de dietas. Dietas para perder grasa, dieta para CrossFit, dieta de la piña, del pomelo, de la baya silvestre de algún lugar lejano, etc.  Ninguna de ellas supervisadas por un profesional, y al final, tú mismo haces las modificaciones de cantidades o alimentos… Y seamos sinceros, por muchas revistas que leas de Men’s Health, no eres dietista-nutricionista.

Y es que es bastante curioso, por normal general, nadie escatima en tener unas zapatillas chulas (caras), una sudadera de fibra técnica superguay (más cara todavía)… Pero a la hora de ir a un fisioterapeuta o dietista, la gran mayoría se resiste. ¿Por qué? ¿Quizás pertenezcan a la cofradía del puño cerrado?
Ahorrar aquí es un grave error. Pongamos el ejemplo de las dietas.

Invertir en una dieta para CrossFit

Hacer una buena dieta no es fácil, conlleva en primer lugar— y aunque sea una evidencia— ser titulado en Técnico Superior en Dietética como mínimo. Y digo como mínimo porque, en la práctica no basta con poseer un papel que diga que has ido al ‘cole’, sino que también ser un buen profesional- Pues la nutrición es ciencia, y constantemente existen estudios nuevos que tambalean teorías, descubrimientos que ponen en jaque hipótesis, y requiere a alguien que le apasione el mundo de la alimentación, que esté al tanto de todo esto para poder volcarlo en el desarrollo de una cita dietética y tener la capacidad de resolver dudas y cuestiones alimentarias con su paciente.

Ni mencionar la cantidad de morralla de dietas que existen por Internet incompletas, malas, inservibles y lo peor de todo, que no prestan servicio a nadie en concreto. La gente se las descargan y las toman por ley. Luego llegan los arrepentimientos, o los objetivos no cumplidos.
Olvídate de la dieta que te pasa el amigo del amigo, o de un-sitio-super-bueno-de-internet. Esas dietas no han sido elaboradas para ti.

Y si hay algo que debe cumplir cualquier dieta es: El principio de la individualidad. Que no es más que ceñirse a tu condición física, objetivos, vida diaria, propósitos, enfermedades… Con la idea de que el paciente consiga la mayor adherencia posible a la dieta, esté motivado y logre sus metas ya sean estéticas o de rendimiento. O incluso ambas.

También hay que advertir, que un dietista tampoco es un mago, ni existen pociones milagrosas, ni varitas mágicas. Se necesita un periodo de adaptación y una relación del dietista-paciente para ir comprobando qué y cómo se pueden abordar los problemas del paciente: bajada de peso, aumentar masa muscular, bajar grasa, o incluso aplicar la dietoterapia para vencer alguna patología.

Pensar que cualquier dieta de plantilla, de un amigo,o una dieta de cinco euros de la farmacia de barrio pueda ser efectiva… Permítete el beneficio de la duda. Sé exigente, busca profesionalidad, incluso si tiene el dietista afinidades  contigo y practica el mismo deporte que tú, mejor que mejor, entenderá qué es hacer un Murph y la energía que requiere.
Si realmente quieres lograr TUS objetivos y tener TU dieta exclusiva e intransferible. Busca calidad y no te conformes con menos. Como digo, esto no es gastar dinero, sino pura inversión.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.